El día 3 de Febrero Saturno y la Luna entrarán en conjunción siendo su máximo a las 20:30  hora peninsular española (19:30 TU), a tan sólo 3,48 grados. No visible a esa hora, se puede observar durante la madrugada del día 4 sobre las 5:45 o el día antes día 3 en el amanecer sobre las 7:30 hora peninsular española.

Se encontrarán en Scorpio formando una bonita figura junto a Antares y el resto de las estrellas de las pinzas del escorpión.

El día 4 a las 5:45 estarán más cerca.

Imágenes tomadas de Stellarium el mejor programa gratuito

Día 3 al amanecer, 7:40 formando un bonita figura con Scorpio.

Imágenes tomadas de Stellarium

Buenos cielos.

El día 19 de septiembre tendremos a la Luna y Saturno en conjunción alcanzando su máximo a las 4:42 hora peninsular española( 2:42 UTC) a tan sólo 2,77 grados,  a esa hora ya ambos se han ocultado tras el horizonte oeste.

Para poder verlos lo más cerca posible, aunque no en máximo, tenemos dos oportunidades el día 18 y el 19 a partir del anochecer, sobre las 21:15 estará ya bien, y hasta las 23:00 horas que se ocultaran. Se encontrarán mirando al SurOeste entre las constelaciones de Scorpio y Libra.

El día 18 la Luna, Saturno y Antares alineados

20150918_luna_Saturno_2115

El día 19 La Luna, Saturno y Antares formando un bonito triangulo casi isóceles con Antares y Saturno formando la base

20150919_luna_Saturno_2115

La foto de los tres con el móvil es complicada, dependerá de la luminosidad de la Luna que está en cuarto creciente, pero no perdáis la oportunidad de probarlo aunque no tengáis una cámara cerca.

Buenos cielos y buenas fotos.

 

El próximo día 5 de Mayo la Luna y Saturno estarán en conjunción a las 17:38 hora local peninsular española (15:38 T.U.) a tan sólo 1,98º, pero a esa hora el Sol hará a Saturno no observable a simple vista, pero sobre las 00:30 hora local del día 6 (anochecer del día 5), ya la noche nos permitirá verla sobre el suroeste y hasta su ocultación en el horizonte al amanecer del día 6.

El espectáculo se completará con un Antares y Scorpio.

20150506_luna_saturno_0030

A las 1:33 hora local peninsular española (0:33 T.U.) del día 13 de Febrero la Luna y Saturno estarán tan sólo a 2º 12´en el cielo, no obstante en España no será visible, pues la Luna y Saturno no salen por el Este hasta las 3:00 hora local peninsular.

Alcanzarán un altura sobre el horizonte Este de unos 20º de altitud sobre las 05:00 hora local seguirán muy cerquita en la constelación de Scorpio con una Antares vigilante. La Luna está en cuarto menguante hacia la Luna Nueva.

A disfrutar si el tiempo lo permite.

20150213_luna_saturno_0133

Costa noroeste de Cádiz. Mediaba julio y no habían dado las once. A esa hora, había concluido el crepúsculo náutico, pero no el astronómico: la noche no estaba todavía cerrada y el horizonte aún presentaba tintes azulados. La Luna acababa de sumergirse en el Atlántico y, elevado sobre el horizonte sur, centelleaba Scorpio. La constelación ofrecía su mejor perfil, alta y erguida, con la roja y brillante Antares culminando en su centro y las subgigantes azules, Shaula y Lesath, refulgiendo en su aguijón. El hongo de contaminación lumínica de la cercana Rota no llegaba a ocultar del todo la nube estelar del centro de la Vía Láctea (en el centro del borde izquierdo de la imagen), ni la Nebulosa de la Laguna (justo por encima), ni el brillante cúmulo de Tolomeo (a la izquierda de Shaula).

Aunque la estampa merecía mejor instrumental, no tenía a mano más que una pequeña cámara compacta. Rápidamente, la coloqué en el trípode, ajusté tiempo y sensibilidad de exposición (15 segundos a ISO 1600), y al tercer encuadre salió la imagen que protagoniza este post. Tras un poco de reducción de ruido, manipulación de capas y niveles, el resultado finalmente quedó aceptablemente presentable y, sobre todo, muy cercano a la experiencia visual de aquel momento.

Scorpio culminando

Mi reflexión es que la astrofotografía no es más que una afición y, como tal, debe ser, ante todo, gratificante. A mi entender, el empleo de costosos telescopios, pesadas monturas, cámaras vanguardistas, complejas aplicaciones y largas sesiones de procesado sólo se justifican si el resultado es verdaderamente excepcional. Imágenes como esta, sencillas, sin grandes pretensiones, tomadas de manera informal, sin preparación alguna y con un instrumental muy modesto, pueden llegar captar con razonable fidelidad  la grandeza del firmamento tal como la percibe un observador a ojo desnudo. Y con eso y unas letras en el blog, uno se va a su casa contento, que es lo que se busca cuando se cultiva una afición.